Información y consejos prácticos de por qué y cómo contribuir al cuidado del medio ambiente.

Desechos orgánicos

La composta es el producto (en donde participa el hombre) que resulta de la descomposición de materia orgánica.

Cuando se hace naturalmente, al material orgánico descompuesto se le llama humus. Éste se encuentra en el suelo, mezclado con la tierra.

La materia orgánica es todo aquello que alguna vez tuvo vida: plantas y animales y en el ciclo natural de la vida, la materia orgánica descompuesta es lo que regresa los nutrientes al suelo para que las plantas los puedan absorber y crecer y dar vida otra vez.

Más de un 60% de los desechos que generamos son orgánicos y aunque todo lo orgánico se descompone, hay algunas cosas que se tardan mucho tiempo en deshacerse (como la madera de las ramas) y otras que producen malos olores al hacerlo (especialmente materiales con altos contenidos de proteínas, como la carne), por lo cual se mencionan aquí como cosas no composteables.

Aquí se presenta una forma de separar los desechos orgánicos (de forma fácil y libre de malos olores) que salen de nuestra casa, oficina o escuela:

Composteable:

Jardín

-Hojas verdes y secas

-El pasto cortado

-Podas de árboles, ramas delgadas y si es posible, trituradas

Cocina

-Restos de frutas, verduras y hongos crudos

-Restos de café y bolsas de té

-Cáscaras de huevo

-Servilletas de papel

-Huesos

Otros

-Cenizas y restos de carbón (en moderación)

-Uñas y cabellos

-Fibras 100% naturales (como algodón y lana)

-Bolsas bio degradables, hechas de un material de almidón, parecido al plástico**

No composteable

Jardín

-Ramas gruesas (a menos que sean trituradas)*

Cocina

-Carnes y pescado

-Lácteos

-Comida cocinada con aceite

-Panes y pastas


*En algunas comunidades hay servicios que se ofrecen para pasar a recoger cualquier material de este tipo.

**Hay supermercados que dan bolsas de éste tipo, como Soriana y la Comercial Mexicana.